¿Quieres formarte en hipnosis y PNL?

Aprender a nadar desde casa


Me siguen llegando ofertas para que realice formación en hipnoterapia a través de skype, vídeos y cosas así por el estilo… eso es una estafa. Se pongan como se pongan los que opinen lo contrario. Será respetable. Pero yo afirmo que es una estafa. Claro está que para mí lo es desde el orden de ideas en que yo me muevo. Aclarando que no soy un mercenario de las terapias milagrosas, ni esquemas fijos de realizar terapia como si todo el mundo fueramos robot programados y de idéntica personalidad para poder aplicar la misma técnica, sin atender a nuestra idiosincrasia particular. Grave error.

El ejemplo de Erickson

La vida de Milton Erickson sería el mejor ejemplo a imitar, el ejemplo que todo verdadero psicoterapeuta debería explorar y encarnar en sí mismo.
No se atribuía méritos personales por los cambios positivos que alcanzaban sus pacientes o alumnos/as en el logro de sus metas y objetivos. 
Él trasladaba una enorme satisfacción cada vez que el sujeto lograba ponerse en contacto con sus propias capacidades y con sus potencialidades actualizadas gracias a la terapia. En la forma de realizar terapia de Erickson se caracterizaba una labor extraordinaria de formación pedagógica: instruía, enseñaba a conocerse y a descubrir habilidades innatas, conocimientos y aprendizajes acumulados en la biografía personal de cada individuo, con el que interactuaba. 
'Imitatus', concepto que se maneja en algunas logias esotéricas rosacruces y gnósticas. Se dice que el iniciado deja de ser 'imitatus' para pasar a ser 'adeptus'. Se define “imitatus” como aquél que otros han puesto en el camino y 'adeptus' como aquél que conquista la ciencia por sí mismo, el hijo de sus obras.
Seguid explorando, somos un enigma para nosotros mismos...

Resistencias a entrar en hipnosis

Estoy en la estación de tren de Atoche-Renfe, regresando a casa después de unas intensas jornadas de conferencias públicas en Zaragoza y Madrid, donde he realizado breves inducciones hipnóticas.
Dos amables jóvenes, él y ella, se acercan y me saludan. Son músicos y asistieron la noche anterior en el Centro Espíritas madrileño a mi exposición sobre usos terapéuticos de la hipnosis. A ellos también les interesa este fascinante mundo de la mente, la psicología, es decir, la hipnosis. Charlamos sobre esa charla en Madrid.
Fue una conferencia que inicié con una introducción sobre las regresiones a supuestas vidas pasadas y algunas explicaciones que incluyeron datos científicos-psicológicos. Con la finalidad de hacer alguna demostración de hipnosis práctica, respondiendo a la petición de algunos presentes en la charla, pedí algún voluntario que “se dejara” hipnotizar.

Nostalgia



Atardece ya en el horizonte sangrante y azul. Todo el día ha transcurrido muy rápido, ha pasado casi sin darme cuenta. Para los de cierta edad el paso del tiempo se hace veloz… como me decía un amigo mexicano, aquí pasan las nubes por el cielo a toda velocidad.
Y el mismo tiempo es para los jóvenes más lento con horas y momentos más densos, con minutos que se alargan, mientras que esos mismos minutos son apenas segundos para los mayores como yo.
El día ha transcurrido. El sol ha sido generoso, sus dulces caricias intentaban impregnar de energía nuestro cuerpo, vaso sagrado de la vida. Si el Sol se apaga, aunque sea unos grados… seguro que hay conmoción en el universo conocido: el Desconocido es eso, el Agnostos Theo que decían los griegos, que eran gente muy sabia. Todo involuciona y degenera. Las antiguas civilizaciones lo evidencian con la situación actual de sus culturas: los egipcios... ¿qué son ahora?; ¿y los griegos?,  ¿y nosotros mismos?

Lógica y sentido común

Un hipnoterapeuta debe tener una buena base de conocimiento, de cultura psicológica centrada en la diversidad psicoterapéutica.
No seguir dogmáticamente ninguna escuela o teoría, ni fórmula rígida de concebir el psiquismo humano y sus componentes. Personalmente me parece absurdo “vender” hipnosis rápida o hipnosis “fulminante” para intentar solucionar problemas a los pacientes, ya que esto es imposible.
Cada hábito, miedo, complejo o cualquier conducta negativa que queramos sanar desde el estado de trance hipnótico requiere de un tiempo, de un tiempo para explicarlo, comprenderlo y solucionarlo pasa a paso… como la semilla plantada en tierra húmeda y fértil que precisa su tiempo, su tiempo el preparar la tierra, su tiempo el quitar las malas hierbas y sembrar buenas semillas según el fruto que se pretenda recoger… La naturaleza no da saltos.